Domingo 26 de Enero de 2020
Verdades Confirmadas

aviso
A+ A A-

EL CAPITALISMO CULPABLE ?..NO

{idkey=9976b0[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14076-el-capitalismo-culpable-no][title=EL+CAPITALISMO+CULPABLE+%3F..NO][desc=]}{cmp_start idkey=6620[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14076-el-capitalismo-culpable-no][title=EL+CAPITALISMO+CULPABLE+%3F..NO][desc=]}

Mauricio Botero C.       

En estos días de paros y marchas, en donde todos vituperan en contra del capitalismo, puede ser oportuno hacer algunas reflexiones.

El progreso que ha experimentado la mayor parte de la humanidad, progreso que se debe casi en la totalidad a la aparición del capitalismo, ha sido casi milagroso, según nos lo relata el economista catalán Xavier Sala i Martín en su libro La invasión de los robots “Hemos pasado de tener el 85,9 % de la población mundial en situación de pobreza extrema en el año 1800, a tener el 50 % en 1976, y solo el 11,4 % en 2015…no podemos olvidar de dónde venimos: hace 250 años, el 85,9 % de la población mundial era pobre y hoy ya solo lo es el 11,4 %. …nunca en el planeta había habido tantos alimentos, nunca tan poca gente había muerto de hambre y nunca tan poca gente había muerto de manera violenta por culpa de guerras y violencia interna. Nunca tanta gente había vivido en países democráticos y relativamente libres. Nunca tanta gente había vivido tantos años con buena salud. Nunca tantos niños habían ido al colegio durante tantos años. Y nunca las diferencias de escolarización entre niños y niñas habían sido tan bajas… Desde que tenemos el sistema económico que tenemos (el capitalismo), la tasa de pobreza en el mundo se ha dividido por 8 (del 85,9 % en 1800 al 11 % en 2015), la mortalidad infantil se ha dividido por 10 (de más del 40 % en 1800 al 4 % en la actualidad), la esperanza de vida ha pasado de 37 a 70 años en menos de dos siglos, y hemos pasado de un mundo con niñas que no iban al colegio a un mundo en el que más de la mitad de los estudiantes universitarios son chicas”.

El capitalismo, o el libre mercado, es un sistema económico en el que cada uno de nosotros realiza tareas muy pequeñas y muy concretas que forman parte de una gran cadena de producción mundial. Para Sala y Martín “Una vez realizadas todas las tareas, intercambiamos lo que producimos en unos lugares llamados «mercados»: yo produzco carne para ti y para mí, tú fabricas ropa para ti y para mí, y después vamos al mercado y lo intercambiamos. Y no lo hacemos solamente con la carne y la ropa, sino con los millones de productos y servicios que utilizamos: zapatos, vehículos, computadores, teléfonos, medicamentos, masajes, entretenimiento, seguridad, religión, educación, maquinaría, turismo y un largo etcétera….unos se dedican a plantar y cuidar la planta del café, otros tuestan los granos, otros lo distribuyen en las tiendas, otros lo venden; otros cuidan de las vacas, otros las ordeñan, otros envasan la leche, la transportan y la distribuyen en los comercios de alimentación; otros hacen azúcar, y una señora compra todos los ingredientes, los combina y me los sirve para que yo pueda desayunar”.

Pero lo más importante del sistema capitalista, o de libre mercado, es que no hay ninguna persona específica que coordine el proceso de manera explícita. Los mercados permiten cooperar y coordinar a personas que no se conocen entre ellos. Quien coordina a todos son los mercados y el sistema de precios. No es un burocrata sentado en un escritorio. No es una Comisión de sabios. No son unos funcionarios de Planeación Nacional. No son los sindicalistas de la CUT o de Fecode. Adam Smith en su magistral ensayo, La riqueza de las naciones, afirmaba que ese comportamiento era como si existiera una «mano invisible» que transformara el egoísmo personal en un bien social: todo el mundo se busca la vida y acabamos haciendo, entre todos, todo lo que se necesita. La gran contribución del capitalismo a la prosperidad de los pueblos es la de crear un mercado estable, libre, confiable y autónomo. El mecanismo de precios le permite a cada individuo comunicarse con cientos de millones de otros individuos de una manera que le permite tomar decisiones económicas racionales con respecto a su propia vida.

Para Sala y Martín, “los logros del libre mercado pueden parecer sorprendentes a todos aquellos analistas y demagogos que afirman que el «sistema económico actual» (basado en el «neoliberalismo salvaje»; no olvidéis nunca lo de «salvaje») causa mucha pobreza. ¡Como si antes la gente hubiera sido rica y ahora, por culpa de los mercados, del capitalismo, mucha gente fuera pobre! …Lamentablemente para estos analistas, la realidad es exactamente la contraria: la norma histórica ha sido la de una pobreza alarmante, y solo cuando ha llegado el capitalismo, la renta media ha aumentado”.

 

 

{cmp_end}{idkey=9976b1[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14076-el-capitalismo-culpable-no][title=EL+CAPITALISMO+CULPABLE+%3F..NO][desc=]}

Visto: 37

EL FRACKING Y LA MINISTRA IZQUIERDISTA

{idkey=1065b0[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14065-el-fracking-y-la-ministra-izquierdista][title=EL+FRACKING+Y+LA+MINISTRA+IZQUIERDISTA][desc=]}{cmp_start idkey=4333[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14065-el-fracking-y-la-ministra-izquierdista][title=EL+FRACKING+Y+LA+MINISTRA+IZQUIERDISTA][desc=]}

NIETO3Por Rafael Nieto Loaiza Supongo que hay buenas razones para el nombramiento de la nueva Ministra de Ciencia y Tecnología, pero confieso que no logro comprenderlo. Las mujeres están ya bien representadas, no da voz a ningún partido o movimiento político que pueda darle oxígeno al Gobierno, y no da figuración regional (el suroccidente ya tiene tres ministros y el DPS). Por el contrario, hay departamentos en los cuales Duque tuvo altísima votación sin presencia en el gabinete (Antioquia y Norte de Santander, solo para dar dos ejemplos). Además, la nueva Ministra apoyó el paro y tiene simpatía por ideas contra las cuales se votó en el 2018. Y estoy seguro de que entre el uribismo y los partidos de la coalición de gobierno hay personas con las credenciales para ocupar el nuevo Ministerio. Peor, la Ministra resultó ser muy imprudente y una activista política que se opone al uso de dos herramientas sin las cuales el país será mucho más pobre y mucho más violento. En efecto, en sus primeras declaraciones, sin haber coordinado con el Presidente ni con sus colegas del gabinete responsables de esos asuntos, y opinando sobre temas de los cuales no es experta, la Ministra se vino lanza en ristre contra el fracking y del uso del glifosato. Sobre el herbicida y su importancia en la lucha contra el narcotráfico he escrito varias columnas. Por eso prefiero centrar esta en el fracking (fracturación hidráulica, en español), que no es otra cosa que una técnica que permite la extracción de yacimientos no convencionales de petróleo. En el 2018, Colombia exportó US$41.831 millones, un 10.4% más que en el 17. Las ventas de las industrias extractivas sumaron US$24.709 millones, el 59%. De ellas, las exportaciones de petróleo y sus derivados fueron de US$16.482 millones. Es decir, el petróleo y sus derivados fueron el 40,9% de todas las exportaciones colombianas. Más aún, mientras las exportaciones del sector petrolero aumentaron un 17,5%, los demás sectores solo lo hicieron un 1,6%. El impacto del sector no ha sido suficientemente bien valorado. Solo Ecopetrol aportó en el 18, entre impuestos, dividendos y regalías, 23 billones de pesos. Las transferencias de todo el sector pasan los 30 billones. Es decir, entre 4 y 5 reformas tributarias, reformas que recogen, cada una, entre 6 y 8 billones de pesos. Sin embargo, ocurre que Colombia produce petróleo pero no es un país petrolero. En efecto, para fines del 18 había reservas probadas por 1.727 millones de barriles. En otras palabras, teníamos petróleo para 6.3 años y gas para 11.1 años. Muy poco. Peor, de los 865mil barriles promedio diario que produce Colombia, se consumen 368mil y quedan disponibles para exportar 497mil. Si perdemos capacidad exportadora, dejaríamos de recibir los dichos US$16.4 mil millones. Pero si además tenemos que importar, tendríamos que pagar por los barriles que consumimos. A un precio promedio de 60 dólares el barril, gastaríamos US$8.059 mil millones anuales en importaciones petroleras. El punto es claro: Colombia no tiene cómo compensar los ingresos de las exportaciones petroleras ni los 30 billones de pesos en transferencias del sector a la Nación. Y no tendríamos cómo pagar las eventuales importaciones petroleras. Perder la autosuficiencia petrolera como Nación, cosa que está a la vuelta de la esquina, dispararía el dólar por encima de los siete mil pesos, requeriría una brutal reforma tributaria a cargo de unos ciudadanos exhaustos que no aguantan un impuesto más y, aún con la reforma, obligaría a un drástico recorte del gasto público, traería la caída del crecimiento del PIB en al menos punto y medio, dispararía los precios de la gasolina y el gas, y aumentaría de manera gravísima el desempleo y la pobreza. Dicho de otra manera, daríamos un salto hacia atrás y seríamos mucho, muchísimo más pobres. Eso, no otra cosa, es lo que nos jugamos. De manera que para mantener la autosuficiencia petrolera y, ojalá, nuestras exportaciones, es indispensable encontrar petróleo rápidamente y extraerlo. Y eso solo es posible a través del “recobro mejorado” de crudos pesados y, en particular, del fracking. No hay alternativa. Por supuesto, hay que hacerlo con todas las medidas medio ambientales que sean indispensables. En el mundo hay más de dos y medio millones de pozos petroleros que usan esa técnica. En Estados Unidos y Canadá, donde los estándares medio ambientales son altísimos, no ha habido ni un solo caso de contaminación de acuíferos por fracking, entre otras razones porque esas grandes bolsas subterráneas de agua se encuentra miles de metros más cerca de la superficie que los yacimientos no convencionales, yacimientos ubicados a grandes profundidades. Los casos de contaminación encontrados, muy pocos, no son responsabilidad de la facturación hidráulica sino de defectos en los pozos, defectos que también pueden ocurrir en los pozos convencionales. En fin, el fracking permitiría agregar entre 2.000 y 7.000 millones a las reservas petroleras. De ellas depende el futuro de Colombia. Sí, hagamos el debate, pero de manera seria e informada y midiendo con cuidado el impacto que tendría para el país no hacer fracking.

{cmp_end}{idkey=1065b1[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14065-el-fracking-y-la-ministra-izquierdista][title=EL+FRACKING+Y+LA+MINISTRA+IZQUIERDISTA][desc=]}

Visto: 121

EL DESGASTE DE LOS PAROS Y EL APOYO AL ESMAD

{idkey=9425b0[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14006-el-desgaste-de-los-paros-y-el-apoyo-al-esmad][title=EL+DESGASTE+DE+LOS+PAROS+Y+EL+APOYO+AL+ESMAD][desc=]}{cmp_start idkey=1889[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14006-el-desgaste-de-los-paros-y-el-apoyo-al-esmad][title=EL+DESGASTE+DE+LOS+PAROS+Y+EL+APOYO+AL+ESMAD][desc=]}

VARGAS MAURICIO

 
21 de diciembre 2019 , 10:41 p.m.

Esta semana, Guarumo y Ecoanalítica revelaron una oportuna encuesta sobre la percepción de la situación del país que tienen los colombianos. Realizada en 40 municipios y no solo en las grandes capitales, la investigación constató el desgaste sufrido por el movimiento de marchas y plantones iniciado a mediados de noviembre: 60,9 % de los entrevistados se declararon en desacuerdo con la continuación de las manifestaciones y protestas, mientras que solo 34,3 % se mostró de acuerdo.

Una sorpresa: 59,4 % declaró que tiene una imagen favorable del escuadrón antidisturbios (Esmad), mientras que 32,9 % tiene una imagen desfavorable. De modo consecuente, solo 29,2 % está de acuerdo con el desmonte del Esmad, mientras que 62,4 % se muestra en desacuerdo con acabarlo. Y otro dato: en cuanto a con quiénes debe ser la conversación nacional planteada por el presidente Iván Duque tras el inicio de las protestas, 67,8 % dijo que con todos los sectores, y apenas 22,8 %, que solo sea con el comité del paro, que no luce muy representativo.

La divulgación de estos resultados coincidió este lunes con una lánguida manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá (casi la única ciudad donde siguen las protestas): unos pocos cientos asistieron, dos semanas después de haberla desbordado decenas de miles de marchistas. Recordé una frase de un viejo sindicalista, hoy retirado: “Las protestas son como las fiestas, hay que saber cuándo empezarlas y, sobre todo, cuándo terminarlas”.

Convencidos de que podían imitar lo sucedido en otras latitudes, los organizadores optaron por prolongar su actividad sin reparar en el desgaste que esto implica. Lo que al principio puede ser simpatía se torna pronto en cansancio, pues cuando el centro de una ciudad como Bogotá se paraliza, cientos de miles de trabajadores de los estratos medios y populares sufren lo indecible para llegar a sus puestos y, luego, para regresar a casa.

Con varios días de tardanza, el comité del paro presentó su pliego de peticiones al Gobierno: está cargado de imposibles. No me detengo en esto, pues varios informes de prensa, así como la columna de Thierry Ways el jueves en estas páginas, lo dejaron claro. Destaco solo la exigencia al Gobierno de readquirir las acciones de Ecopetrol que –para financiar las inversiones de la empresa– han sido vendidas a particulares este siglo, y que equivalen al 11 % de la compañía. Recomprarlas nos costaría a los contribuyentes unos 15 billones de pesos.

Esa cifra equivale a un tercio del presupuesto total de inversiones del Gobierno para el año entrante. No explica el comité del paro de dónde saldrían esos recursos: ¿acaso de bajar inversiones y gastos de funcionamiento en salud, educación, infraestructura o seguridad? ¿Acaso de acabar con el programa Familias en Acción? ¿Acaso de paralizar la inversión en el posconflicto? El pliego, al que le fueron colgando demandas de todo tipo hasta completar 104, engordó tanto como adelgazaron las marchas. Los líderes de las protestas perdieron así una oportunidad valiosa de impulsar una negociación viable y sensata ante la que Duque, arrinconado como estaba, lucía más que dispuesto.

El desgaste es general, no solo afecta las protestas. Lo sufre el Presidente, con una imagen favorable de 36,3 % y desfavorable de 52,4 %. Su consuelo es que los demás andan peor: Álvaro Uribe, con 33,5 % favorable y 60,1 % desfavorable; Gustavo Petro, con 24 % favorable y 63 % desfavorable, y Juan Manuel Santos, 22,3 % favorable y 68,4 % desfavorable. Salvo Duque, todos enfrentan un rechazo superior al 60 %, tal y como ocurre con la continuación de las protestas, dato que mencioné al inicio. Alguien debe decirle al comité del paro que, cuando el desgaste es generalizado, nadie está en condiciones de plantear exigencias maximalistas.

MAURICIO VARGAS

 
21 de diciembre 2019 , 10:41 p.m.

Esta semana, Guarumo y Ecoanalítica revelaron una oportuna encuesta sobre la percepción de la situación del país que tienen los colombianos. Realizada en 40 municipios y no solo en las grandes capitales, la investigación constató el desgaste sufrido por el movimiento de marchas y plantones iniciado a mediados de noviembre: 60,9 % de los entrevistados se declararon en desacuerdo con la continuación de las manifestaciones y protestas, mientras que solo 34,3 % se mostró de acuerdo.

Una sorpresa: 59,4 % declaró que tiene una imagen favorable del escuadrón antidisturbios (Esmad), mientras que 32,9 % tiene una imagen desfavorable. De modo consecuente, solo 29,2 % está de acuerdo con el desmonte del Esmad, mientras que 62,4 % se muestra en desacuerdo con acabarlo. Y otro dato: en cuanto a con quiénes debe ser la conversación nacional planteada por el presidente Iván Duque tras el inicio de las protestas, 67,8 % dijo que con todos los sectores, y apenas 22,8 %, que solo sea con el comité del paro, que no luce muy representativo.

La divulgación de estos resultados coincidió este lunes con una lánguida manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá (casi la única ciudad donde siguen las protestas): unos pocos cientos asistieron, dos semanas después de haberla desbordado decenas de miles de marchistas. Recordé una frase de un viejo sindicalista, hoy retirado: “Las protestas son como las fiestas, hay que saber cuándo empezarlas y, sobre todo, cuándo terminarlas”.

Convencidos de que podían imitar lo sucedido en otras latitudes, los organizadores optaron por prolongar su actividad sin reparar en el desgaste que esto implica. Lo que al principio puede ser simpatía se torna pronto en cansancio, pues cuando el centro de una ciudad como Bogotá se paraliza, cientos de miles de trabajadores de los estratos medios y populares sufren lo indecible para llegar a sus puestos y, luego, para regresar a casa.

Con varios días de tardanza, el comité del paro presentó su pliego de peticiones al Gobierno: está cargado de imposibles. No me detengo en esto, pues varios informes de prensa, así como la columna de Thierry Ways el jueves en estas páginas, lo dejaron claro. Destaco solo la exigencia al Gobierno de readquirir las acciones de Ecopetrol que –para financiar las inversiones de la empresa– han sido vendidas a particulares este siglo, y que equivalen al 11 % de la compañía. Recomprarlas nos costaría a los contribuyentes unos 15 billones de pesos.

Esa cifra equivale a un tercio del presupuesto total de inversiones del Gobierno para el año entrante. No explica el comité del paro de dónde saldrían esos recursos: ¿acaso de bajar inversiones y gastos de funcionamiento en salud, educación, infraestructura o seguridad? ¿Acaso de acabar con el programa Familias en Acción? ¿Acaso de paralizar la inversión en el posconflicto? El pliego, al que le fueron colgando demandas de todo tipo hasta completar 104, engordó tanto como adelgazaron las marchas. Los líderes de las protestas perdieron así una oportunidad valiosa de impulsar una negociación viable y sensata ante la que Duque, arrinconado como estaba, lucía más que dispuesto.

El desgaste es general, no solo afecta las protestas. Lo sufre el Presidente, con una imagen favorable de 36,3 % y desfavorable de 52,4 %. Su consuelo es que los demás andan peor: Álvaro Uribe, con 33,5 % favorable y 60,1 % desfavorable; Gustavo Petro, con 24 % favorable y 63 % desfavorable, y Juan Manuel Santos, 22,3 % favorable y 68,4 % desfavorable. Salvo Duque, todos enfrentan un rechazo superior al 60 %, tal y como ocurre con la continuación de las protestas, dato que mencioné al inicio. Alguien debe decirle al comité del paro que, cuando el desgaste es generalizado, nadie está en condiciones de plantear exigencias maximalistas.

MAURICIO VARGAS

 
21 de diciembre 2019 , 10:41 p.m.

Esta semana, Guarumo y Ecoanalítica revelaron una oportuna encuesta sobre la percepción de la situación del país que tienen los colombianos. Realizada en 40 municipios y no solo en las grandes capitales, la investigación constató el desgaste sufrido por el movimiento de marchas y plantones iniciado a mediados de noviembre: 60,9 % de los entrevistados se declararon en desacuerdo con la continuación de las manifestaciones y protestas, mientras que solo 34,3 % se mostró de acuerdo.

Una sorpresa: 59,4 % declaró que tiene una imagen favorable del escuadrón antidisturbios (Esmad), mientras que 32,9 % tiene una imagen desfavorable. De modo consecuente, solo 29,2 % está de acuerdo con el desmonte del Esmad, mientras que 62,4 % se muestra en desacuerdo con acabarlo. Y otro dato: en cuanto a con quiénes debe ser la conversación nacional planteada por el presidente Iván Duque tras el inicio de las protestas, 67,8 % dijo que con todos los sectores, y apenas 22,8 %, que solo sea con el comité del paro, que no luce muy representativo.

La divulgación de estos resultados coincidió este lunes con una lánguida manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá (casi la única ciudad donde siguen las protestas): unos pocos cientos asistieron, dos semanas después de haberla desbordado decenas de miles de marchistas. Recordé una frase de un viejo sindicalista, hoy retirado: “Las protestas son como las fiestas, hay que saber cuándo empezarlas y, sobre todo, cuándo terminarlas”.

Convencidos de que podían imitar lo sucedido en otras latitudes, los organizadores optaron por prolongar su actividad sin reparar en el desgaste que esto implica. Lo que al principio puede ser simpatía se torna pronto en cansancio, pues cuando el centro de una ciudad como Bogotá se paraliza, cientos de miles de trabajadores de los estratos medios y populares sufren lo indecible para llegar a sus puestos y, luego, para regresar a casa.

Con varios días de tardanza, el comité del paro presentó su pliego de peticiones al Gobierno: está cargado de imposibles. No me detengo en esto, pues varios informes de prensa, así como la columna de Thierry Ways el jueves en estas páginas, lo dejaron claro. Destaco solo la exigencia al Gobierno de readquirir las acciones de Ecopetrol que –para financiar las inversiones de la empresa– han sido vendidas a particulares este siglo, y que equivalen al 11 % de la compañía. Recomprarlas nos costaría a los contribuyentes unos 15 billones de pesos.

Esa cifra equivale a un tercio del presupuesto total de inversiones del Gobierno para el año entrante. No explica el comité del paro de dónde saldrían esos recursos: ¿acaso de bajar inversiones y gastos de funcionamiento en salud, educación, infraestructura o seguridad? ¿Acaso de acabar con el programa Familias en Acción? ¿Acaso de paralizar la inversión en el posconflicto? El pliego, al que le fueron colgando demandas de todo tipo hasta completar 104, engordó tanto como adelgazaron las marchas. Los líderes de las protestas perdieron así una oportunidad valiosa de impulsar una negociación viable y sensata ante la que Duque, arrinconado como estaba, lucía más que dispuesto.

El desgaste es general, no solo afecta las protestas. Lo sufre el Presidente, con una imagen favorable de 36,3 % y desfavorable de 52,4 %. Su consuelo es que los demás andan peor: Álvaro Uribe, con 33,5 % favorable y 60,1 % desfavorable; Gustavo Petro, con 24 % favorable y 63 % desfavorable, y Juan Manuel Santos, 22,3 % favorable y 68,4 % desfavorable. Salvo Duque, todos enfrentan un rechazo superior al 60 %, tal y como ocurre con la continuación de las protestas, dato que mencioné al inicio. Alguien debe decirle al comité del paro que, cuando el desgaste es generalizado, nadie está en condiciones de plantear exigencias maximalistas.

MAURICIO VARGAS

 

{cmp_end}{idkey=9425b1[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14006-el-desgaste-de-los-paros-y-el-apoyo-al-esmad][title=EL+DESGASTE+DE+LOS+PAROS+Y+EL+APOYO+AL+ESMAD][desc=]}

Visto: 287

REPENSAR LA DIPLOMACIA COLOMBIANA

{idkey=6431b0[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14060-repensar-la-diplomacia-colombiana][title=REPENSAR+LA+DIPLOMACIA+COLOMBIANA][desc=]}{cmp_start idkey=9670[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14060-repensar-la-diplomacia-colombiana][title=REPENSAR+LA+DIPLOMACIA+COLOMBIANA][desc=]}
 
11 de enero 2020 , 11:41 p.m.

El gobierno Duque le puso todos los huevos al canasto de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y supusimos que aquel memorable concierto de la frontera era el primer acto de otros que tumbarían a Maduro. Hasta ahora, eso no sucedió. El presidente venezolano, con el que carecemos del más mínimo contacto –cosa que está inventada por la diplomacia aun en los peores casos, como el de EE. UU. con Cuba, Corea del Norte y con la misma Venezuela, donde el enviado especial Elliott Abrams conserva instrumentos para su relacionamiento con el régimen–.

En cambio, Colombia está en actitud de no audio- no video. Asumimos el liderazgo del Grupo de Lima, cuya actividad en relación con Venezuela se ha enfriado, quizás frustrados sus miembros ante la terquedad de Maduro, al que parece que nada lo afecta determinantemente. Tanto el gobierno Duque como el de Trump pensaron que esa salida era cuestión de semanas, apoyados en las cada vez peores cifras que miden la forma como viven los venezolanos.

Una encuesta de Meganálisis, hecha entre noviembre y diciembre pasados, de manera telefónica a 1.580 personas, en los 22 estados y el Distrito Capital, obtuvo cifras que mantienen nuestra capacidad de asombro: el 82 % de los encuestados no tienen agua potable a diario ni de manera continua. El 58 % reconoce tener familiares que han migrado a otros países. El 53 % maneja dólares para costear los gastos de su hogar. El 87 % no cree en el socialismo. El 85,3 % no apoya la Asamblea Nacional. El 86,6 % quiere que Maduro y el chavismo se vayan del poder. Y dos respuestas bien reveladoras para Colombia: después de transcurridos diez meses, el 68,5 % ya no cree, ni confía ni apoya al presidente interino Juan Guaidó, mientras que el 84,8 % no está dispuesto a salir a protestar si es convocado por Guaidó y la Asamblea Nacional.

En hechos que aún son motivo de controversia, el diputado Luis Parra se declaró ganador de la presidencia de la Asamblea Nacional, y Maduro lo reconoció, a pesar de provenir originalmente de la oposición. Se aplicó exitosamente la operación ‘maletín verde’, que habría consistido en comprar con sumas cercanas a los 700.000 dólares cada voto contra Guaidó. Si Parra logrará arrebatarle la presidencia a Guaidó de manera definitiva, es incierto. El chavismo y una parte de la oposición proclamaron el domingo a Parra. Pero CNN en Español aseguraba el viernes pasado que Guaidó había logrado recuperar por reelección la presidencia de la Asamblea Nacional, e incluso recibió la felicitación del secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo.

Bien si es así, o bien si Parra logra quedarse con la presidencia dividiendo a la oposición, sonó una alarma que indica que Colombia debería repensar su política diplomática con Venezuela. Maduro domina la Corte suprema, la Asamblea Constituyente, casi se toma la Legislativa y tiene el control territorial porque las fuerzas militares, que equivocadamente creíamos más divididas y a punto de salir del clóset traicionando a Maduro, siguen rodeándolo hasta ahora.

Deberíamos tener instrumentos para establecer acuerdos sobre lo fundamental con Venezuela en temas como migración, salud, economía y control de la frontera. Cualquiera que sea el embajador que Guaidó ponga en Colombia para reemplazar al que tenía, carece por completo de la capacidad para hacer compromisos en esos aspectos con el presidente Duque. Allá no tenemos siquiera un encargado de negocios.

Mientras tanto, la economía venezolana se ha refrescado con el ingreso de 4.500 millones de dólares en remesas, lo cual indica que la situación actual podría ir para largo.

Pero así sea cierto que Guaidó recuperó la presidencia de la Asamblea, políticamente no avanzó absolutamente en nada. Está igual que desde que se autoproclamó presidente interino; 52 países lo apoyan, es cierto, pero el resto del mundo está con Maduro, y la prueba es que Venezuela no pierde ninguna elección en las Naciones Unidas. ¡Hasta logró que la eligieran guardiana de los derechos humanos del planeta!

Y si Colombia pensaba que habría una salida militar con ayuda de EE. UU., esta cada vez parece más lejana. Pompeo dijo en enero que quiere dialogar para lograr un gobierno de transición. ¿Para qué insistirá Colombia en seguir haciendo lo mismo, que no garantiza sino obtener los mismos resultados? Porque Maduro sigue ahí, y de pronto Juan Guaidó ya no. ¿Y entonces, cuál es el plan B de Colombia?

Entre tanto... ¿Recuperará Guaidó su perdida capacidad de convocatoria? Su llamado dice: “Es momento de levantarse con fuerza”. Veremos cuántos venezolanos saca a la calle la semana entrante...

MARÍA ISABEL RUEDA

 
11 de enero 2020 , 11:41 p.m.

El gobierno Duque le puso todos los huevos al canasto de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y supusimos que aquel memorable concierto de la frontera era el primer acto de otros que tumbarían a Maduro. Hasta ahora, eso no sucedió. El presidente venezolano, con el que carecemos del más mínimo contacto –cosa que está inventada por la diplomacia aun en los peores casos, como el de EE. UU. con Cuba, Corea del Norte y con la misma Venezuela, donde el enviado especial Elliott Abrams conserva instrumentos para su relacionamiento con el régimen–.

En cambio, Colombia está en actitud de no audio- no video. Asumimos el liderazgo del Grupo de Lima, cuya actividad en relación con Venezuela se ha enfriado, quizás frustrados sus miembros ante la terquedad de Maduro, al que parece que nada lo afecta determinantemente. Tanto el gobierno Duque como el de Trump pensaron que esa salida era cuestión de semanas, apoyados en las cada vez peores cifras que miden la forma como viven los venezolanos.

Una encuesta de Meganálisis, hecha entre noviembre y diciembre pasados, de manera telefónica a 1.580 personas, en los 22 estados y el Distrito Capital, obtuvo cifras que mantienen nuestra capacidad de asombro: el 82 % de los encuestados no tienen agua potable a diario ni de manera continua. El 58 % reconoce tener familiares que han migrado a otros países. El 53 % maneja dólares para costear los gastos de su hogar. El 87 % no cree en el socialismo. El 85,3 % no apoya la Asamblea Nacional. El 86,6 % quiere que Maduro y el chavismo se vayan del poder. Y dos respuestas bien reveladoras para Colombia: después de transcurridos diez meses, el 68,5 % ya no cree, ni confía ni apoya al presidente interino Juan Guaidó, mientras que el 84,8 % no está dispuesto a salir a protestar si es convocado por Guaidó y la Asamblea Nacional.

En hechos que aún son motivo de controversia, el diputado Luis Parra se declaró ganador de la presidencia de la Asamblea Nacional, y Maduro lo reconoció, a pesar de provenir originalmente de la oposición. Se aplicó exitosamente la operación ‘maletín verde’, que habría consistido en comprar con sumas cercanas a los 700.000 dólares cada voto contra Guaidó. Si Parra logrará arrebatarle la presidencia a Guaidó de manera definitiva, es incierto. El chavismo y una parte de la oposición proclamaron el domingo a Parra. Pero CNN en Español aseguraba el viernes pasado que Guaidó había logrado recuperar por reelección la presidencia de la Asamblea Nacional, e incluso recibió la felicitación del secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo.

Bien si es así, o bien si Parra logra quedarse con la presidencia dividiendo a la oposición, sonó una alarma que indica que Colombia debería repensar su política diplomática con Venezuela. Maduro domina la Corte suprema, la Asamblea Constituyente, casi se toma la Legislativa y tiene el control territorial porque las fuerzas militares, que equivocadamente creíamos más divididas y a punto de salir del clóset traicionando a Maduro, siguen rodeándolo hasta ahora.

Deberíamos tener instrumentos para establecer acuerdos sobre lo fundamental con Venezuela en temas como migración, salud, economía y control de la frontera. Cualquiera que sea el embajador que Guaidó ponga en Colombia para reemplazar al que tenía, carece por completo de la capacidad para hacer compromisos en esos aspectos con el presidente Duque. Allá no tenemos siquiera un encargado de negocios.

Mientras tanto, la economía venezolana se ha refrescado con el ingreso de 4.500 millones de dólares en remesas, lo cual indica que la situación actual podría ir para largo.

Pero así sea cierto que Guaidó recuperó la presidencia de la Asamblea, políticamente no avanzó absolutamente en nada. Está igual que desde que se autoproclamó presidente interino; 52 países lo apoyan, es cierto, pero el resto del mundo está con Maduro, y la prueba es que Venezuela no pierde ninguna elección en las Naciones Unidas. ¡Hasta logró que la eligieran guardiana de los derechos humanos del planeta!

Y si Colombia pensaba que habría una salida militar con ayuda de EE. UU., esta cada vez parece más lejana. Pompeo dijo en enero que quiere dialogar para lograr un gobierno de transición. ¿Para qué insistirá Colombia en seguir haciendo lo mismo, que no garantiza sino obtener los mismos resultados? Porque Maduro sigue ahí, y de pronto Juan Guaidó ya no. ¿Y entonces, cuál es el plan B de Colombia?

Entre tanto... ¿Recuperará Guaidó su perdida capacidad de convocatoria? Su llamado dice: “Es momento de levantarse con fuerza”. Veremos cuántos venezolanos saca a la calle la semana entrante...

MARÍA ISABEL RUEDA

 
11 de enero 2020 , 11:41 p.m.

El gobierno Duque le puso todos los huevos al canasto de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y supusimos que aquel memorable concierto de la frontera era el primer acto de otros que tumbarían a Maduro. Hasta ahora, eso no sucedió. El presidente venezolano, con el que carecemos del más mínimo contacto –cosa que está inventada por la diplomacia aun en los peores casos, como el de EE. UU. con Cuba, Corea del Norte y con la misma Venezuela, donde el enviado especial Elliott Abrams conserva instrumentos para su relacionamiento con el régimen–.

En cambio, Colombia está en actitud de no audio- no video. Asumimos el liderazgo del Grupo de Lima, cuya actividad en relación con Venezuela se ha enfriado, quizás frustrados sus miembros ante la terquedad de Maduro, al que parece que nada lo afecta determinantemente. Tanto el gobierno Duque como el de Trump pensaron que esa salida era cuestión de semanas, apoyados en las cada vez peores cifras que miden la forma como viven los venezolanos.

Una encuesta de Meganálisis, hecha entre noviembre y diciembre pasados, de manera telefónica a 1.580 personas, en los 22 estados y el Distrito Capital, obtuvo cifras que mantienen nuestra capacidad de asombro: el 82 % de los encuestados no tienen agua potable a diario ni de manera continua. El 58 % reconoce tener familiares que han migrado a otros países. El 53 % maneja dólares para costear los gastos de su hogar. El 87 % no cree en el socialismo. El 85,3 % no apoya la Asamblea Nacional. El 86,6 % quiere que Maduro y el chavismo se vayan del poder. Y dos respuestas bien reveladoras para Colombia: después de transcurridos diez meses, el 68,5 % ya no cree, ni confía ni apoya al presidente interino Juan Guaidó, mientras que el 84,8 % no está dispuesto a salir a protestar si es convocado por Guaidó y la Asamblea Nacional.

En hechos que aún son motivo de controversia, el diputado Luis Parra se declaró ganador de la presidencia de la Asamblea Nacional, y Maduro lo reconoció, a pesar de provenir originalmente de la oposición. Se aplicó exitosamente la operación ‘maletín verde’, que habría consistido en comprar con sumas cercanas a los 700.000 dólares cada voto contra Guaidó. Si Parra logrará arrebatarle la presidencia a Guaidó de manera definitiva, es incierto. El chavismo y una parte de la oposición proclamaron el domingo a Parra. Pero CNN en Español aseguraba el viernes pasado que Guaidó había logrado recuperar por reelección la presidencia de la Asamblea Nacional, e incluso recibió la felicitación del secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo.

Bien si es así, o bien si Parra logra quedarse con la presidencia dividiendo a la oposición, sonó una alarma que indica que Colombia debería repensar su política diplomática con Venezuela. Maduro domina la Corte suprema, la Asamblea Constituyente, casi se toma la Legislativa y tiene el control territorial porque las fuerzas militares, que equivocadamente creíamos más divididas y a punto de salir del clóset traicionando a Maduro, siguen rodeándolo hasta ahora.

Deberíamos tener instrumentos para establecer acuerdos sobre lo fundamental con Venezuela en temas como migración, salud, economía y control de la frontera. Cualquiera que sea el embajador que Guaidó ponga en Colombia para reemplazar al que tenía, carece por completo de la capacidad para hacer compromisos en esos aspectos con el presidente Duque. Allá no tenemos siquiera un encargado de negocios.

Mientras tanto, la economía venezolana se ha refrescado con el ingreso de 4.500 millones de dólares en remesas, lo cual indica que la situación actual podría ir para largo.

Pero así sea cierto que Guaidó recuperó la presidencia de la Asamblea, políticamente no avanzó absolutamente en nada. Está igual que desde que se autoproclamó presidente interino; 52 países lo apoyan, es cierto, pero el resto del mundo está con Maduro, y la prueba es que Venezuela no pierde ninguna elección en las Naciones Unidas. ¡Hasta logró que la eligieran guardiana de los derechos humanos del planeta!

Y si Colombia pensaba que habría una salida militar con ayuda de EE. UU., esta cada vez parece más lejana. Pompeo dijo en enero que quiere dialogar para lograr un gobierno de transición. ¿Para qué insistirá Colombia en seguir haciendo lo mismo, que no garantiza sino obtener los mismos resultados? Porque Maduro sigue ahí, y de pronto Juan Guaidó ya no. ¿Y entonces, cuál es el plan B de Colombia?

Entre tanto... ¿Recuperará Guaidó su perdida capacidad de convocatoria? Su llamado dice: “Es momento de levantarse con fuerza”. Veremos cuántos venezolanos saca a la calle la semana entrante...

MARÍA ISABEL RUEDA

RUEDA MARIA I

{cmp_end}{idkey=6431b1[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F14060-repensar-la-diplomacia-colombiana][title=REPENSAR+LA+DIPLOMACIA+COLOMBIANA][desc=]}

Visto: 106

FUERA CUBA DE COLOMBIA

{idkey=1009b0[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13984-fuera-cuba-de-colombia][title=FUERA+CUBA+DE+COLOMBIA][desc=]}{cmp_start idkey=5020[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13984-fuera-cuba-de-colombia][title=FUERA+CUBA+DE+COLOMBIA][desc=]}

Eduardo Mackenzie   

Parece que los colombianos no tienen derecho a declarar su oposición a la dictadura cubana; que no tienen derecho a pedir que Bogotá rompa las relaciones diplomáticas con la isla prisión. El 5 de diciembre pasado, en efecto, cuatro ciudadanos fueron agredidos por desplegar pacíficamente, ante la embajada del castrismo en Bogotá, una pancarta que decía “Fuera Cuba de Colombia”.

Gracias a la oportuna intervención de tres policías, los manifestantes no fueron linchados por unos 50 energúmenos, algunos de ellos ebrios y encapuchados, que llegaron inmediatamente al lugar y se lanzaron contra los cuatro ciudadanos gritando insultos y blandiendo banderas de Cuba y pancartas de las Farc. Los agresores destrozaron los carteles de los manifestantes y trataron de arrebatar violentamente la pancarta mayor del grupo, pero no lo lograron.

Por razones misteriosas, la prensa de Bogotá decidió guardar silencio sobre ese incidente. ¿Los diarios establecidos recibieron llamados de la embajada de Cuba para que censuraran esa información? La sola excepción fue el portal web de Panam Post quien describió lo ocurrido, lo criticó y difundió algunas fotos (1). Ese medio relató: “Miembros del Movimiento Libertario colombiano fueron expulsados y agredidos por la ‘guardia indígena’ cuando se encontraban realizando un plantón en la embajada de Cuba en Bogotá, pidiendo que el Gobierno del presidente Iván Duque rompa relaciones con el régimen Castro.”

Ese incidente puso en evidencia que hay lazos muy extraños entre esa embajada y las Farc de Timochenko, pues este último sector fue el que afirmó, a través de un twitt, que la llamada “guardia indígena” había “evitado que ‘grupos fascistas’ atacaran la embajada de Cuba”.

“Ese día me di cuenta que efectivamente hay más de lo que se ve respecto a la influencia de Cuba en Colombia. No tiene sentido que por un plantón de cuatro personas más de 50 personas nos estuvieran esperando y que minutos después llegara la ‘guardia indígena’ a ‘defender’ la embajada cubana de un plantón pacífico”, declaró María Alejandra Londoño, directora del MLC.

Cada vez que esa edificación es objeto de manifestaciones adversas, los agentes de la dictadura castrista creen ver allí “fascistas” y gentes de “extrema derecha”. El 6 de mayo pasado, por ejemplo, un puñado de exilados venezolanos llegó pacíficamente hasta esa embajada. Inmediatamente surgieron dos docenas de tipos que se lanzaron contra los manifestantes. Alberto Vanegas, un jefe del sindicato comunista CUT, admitió horas después que gente de su grupo había participado en “la defensa” de esa embajada, contra unos “intentos provocadores”, acto por el cual recibió sin tardar agradecimientos del embajador cubano, Luis Ponce Caraballo.

Para frenar los ímpetus violentos de los llamados “defensores de la revolución cubana y de Venezuela” agentes de la Policía Nacional y funcionarios de la Alcaldía de Bogotá también tuvieron que intervenir ese día.

Nada de eso es normal, ni legal. Los colombianos tienen derecho a manifestar pacíficamente ante la embajada castrista de Bogotá sin ser molestados, ni agredidos, ni dispersados por exaltados pro-castristas. Estos últimos deben saber que tales incursiones son ilegales y pueden dar lugar a una sanción penal. ¿No son ellos los que gritan en estos días de “paro nacional” que la protesta pacífica es un derecho? ¿Por qué ellos sí tienen ese derecho y no los demócratas?

Es muy pernicioso saber, además, que un sindicato con personaría jurídica envía golpeadores para prohibir por la fuerza una manifestación política en Bogotá. Es inaudito que sindicalistas colombianos acepten ser usados como grupo de choque de la embajada de una dictadura abyecta. ¿Qué tendría que decir ante eso el ministerio del Trabajo y la Fiscalía General de la Nación?

¿Había también gente de la CUT en la agresión contra el MLC del 5 de diciembre pasado? Según las redes mamertas los golpeadores eran miembros de la “guardia indígena”. Pero esa “guardia indígena” no es una perita en dulce. Es una milicia rural que suele atacar con gente armada de palos y machetes, en el Cauca, al Ejército y a la Policía colombiana. ¿Cómo es posible que las autoridades de Bogotá toleren los asaltos de la tal “guardia indígena”?

María Alejandra Londoño explicó que el MLC “es un movimiento ciudadano y político que considera que la mejor forma de construir país es a través de elecciones libres, del libre mercado y del respeto a la propiedad privada.” Agregó que a lo largo de 2019, el MLC “ha pedido al presidente Iván Duque que rompa relaciones diplomáticas con Cuba en vista de que La Habana sigue protegiendo a los autores del atentado terrorista del 21 de enero de 2019, contra la Escuela General Santander de Bogotá, en el que perdieron la vida 22 jóvenes cadetes”.

La cancillería colombiana, en efecto, ha pedido a Cuba la deportación de los jefes del ELN que se esconden en esa isla, para que respondan por sus crímenes. No obstante, la dictadura castrista se niega a satisfacer ese pedido, lo que lo convierte a La Habana en cómplice directa de la masacre del 21 de enero.

“Nos sorprendió mucho que cuando llegamos al frente de la embajada las personas gritaban ‘Viva Fidel’, ‘Fidel vive’, ‘somos comunistas y orgullosos’ y, por supuesto, que nos arrebataran de forma violenta los letreros que llevábamos con las imágenes de denuncia”, explicó María Alejandra Londoño.

“Fue una agresión acorde al nivel de miedo que siente en este momento el régimen cubano”, agregó María Alejandra.  “De nuevo hago hincapié en que nosotros éramos cuatro y la reacción fue descomunal. Para los que nos llamaban ‘paranoicos’ y ‘locos’ esta es la respuesta de que no estamos equivocados y que, efectivamente, el gobierno colombiano debe romper relaciones con el régimen de Cuba de forma inmediata”, concluyó la directora del MLC.

El incidente del 5 de diciembre muestra que la embajada de Cuba tiene a su disposición grupos de choque en Bogotá, que los puede convocar y que éstos responden a sus órdenes con precisión militar. Tales hordas utilizan la fuerza contra los que hacen manifestaciones legales de repudio ante la embajada de Cuba. Otro detalle grave: un testigo de los hechos declaró que dos o tres miembros de esa embajada habían salido de esa sede para sumarse a la turba que gritaba y trataba de arrancar las pancartas del MLC. La participación de miembros de la embajada de Cuba en tal incidente constituye una violación de la Convención de Viena que rige las relaciones diplomáticas entre los Estados. La Cancillería colombiana debería tomar nota de ese detalle.

Los defensores de la dictadura cubana alegan que, si Bogotá rompe relaciones con la isla prisión, las exportaciones de Colombia se verán muy afectadas. Argumento ridículo. El comercio entre Colombia y Cuba es minúsculo. Según cifras oficiales, en 2017 las exportaciones de Colombia a Cuba no fueron superiores a los 34 millones de dólares. Quien necesita de ese comercio es, sobre todo, Cuba. Bogotá nada gana con el mantenimiento de relaciones con un país que se burla de Colombia y protege en su territorio a los peores terroristas que ensangrientan a Colombia. Esa embajada es, además, un nido de chivatos. Fueron ellos, muy probablemente, los que llamaron directamente a la “guardia indígena” para que los protegiera de los cuatro militantes libertarios.

La campaña del MLC va a continuar. A comienzos de 2020 realizarán otro plantón y el 21 de enero rendirán, frente a esa embajada, un homenaje a las víctimas del atentado a la Escuela General Santander. “Al gobierno colombiano le sobran razones para romper relaciones y nosotros sólo queremos hacer más visibles algunas de éstas”, subrayó María Alejandra Londoño.

(1).- https://es.panampost.com/felipe-fernandez/2019/12/06/guardia-indigena-libertarios-cuba/

@eduardomackenz1

 

 

{cmp_end}{idkey=1009b1[url=http%3A%2F%2Fdiarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13984-fuera-cuba-de-colombia][title=FUERA+CUBA+DE+COLOMBIA][desc=]}

Visto: 377

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICITOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 4285 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Sábado, 25 Enero 2020
IMAGE
Jueves, 23 Enero 2020
IMAGE
Viernes, 03 Enero 2020
IMAGE
Viernes, 03 Enero 2020
IMAGE
Viernes, 03 Enero 2020
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN